El sencillo aparato diseñado sirve para medir la transparencia del agua. Puede ser útil para determinar las diferencias de este factor cuando la alimentación es escasa o elevada, cuando se realizan tratamientos químicos, cuando hay un inadecuado funcionamiento del filtro, etc.
El más importante de los sistemas que se usan habitualmente es el disco de Sechi, que consiste en un simple disco de unos 10cm de color blanco que se hunde en el agua y se mide la profundidad a la que se deja de ver.

Evidentemente este disco está diseñado para hacer estudios en aguas con cierta turbidez y generalmente en lagos con profundidades elevadas. Pensé que salvo en el caso de que nuestro estanque esté en situación cercana a la temida sopa de guisantes, no tendría demasiada utilidad.

.Para el diseño del transparentímetro, realizado en agosto de 2007, pensé en llenar un tubo del agua a analizar y colocar en el fondo algo que pudiera verse o no en función de la transparencia del agua. Evidentemente hacía falta una fuente de iluminación que fuera constante, que no dependiera de la ocasión, que estuviera totalmente cerrado para que la luz externa no alterara la medición, que hubiera un luxómetro digital que fuera capaz de medir la luz que atravesaba el conjunto, etc. Pensé en una linterna con bombilla de una determinada potencia, probé con una y allí no se veía nada que pudiera servir. Posteriormente pensé en lo mas sencillo, utilizar la luz del sol como fuente de iluminación. Así fabriqué un aparato sencillo con codos y tubos de 50mm en su fondo coloqué un trozo de cable de color negro y un trozo de plástico blanco que eran iluminados por el sol. Así la luz del sol debería atravesar una cierto grosor de agua, iluminar los objetos blancos y negros citados y atravesar el agua del interior del tubo hasta llegar a nuestra vista, Desde el exterior parecía que podría servir pero la práctica dijo que no, no se iluminaba bien porque el codo era de 90º.

Después hice otro pero con codo de 45º con un trozo más definido de cinta aislante negro y otro blanco. Al meterlo en el agua por algo que todavía no sé, los trozos de cinta aislante se hacían cada vez mas pequeños haciendo un efecto parecido a unos prismáticos en los que se mira del revés, no poniendo los ojos en los oculares. No valía el aparato.
.
Finalmente pensé que el color al que tiende generalmente el agua cuando está sucia es el color verdoso y busqué algo que tuviera letras de color verde, y que lo mas sencillo es lo mejor. Olvidé los tubos y la electrónica, y usé una regla unida perpendicularmente a un palo. En la regla hay diversos tipos y tamaños de letras y números, de color verde y negro. Este si funcionaba bien. Sólo hay que ponerlo al sol en el interior del estanque y ver la profundidad a la que se pueden leer las letras de la citada regla. Hay que tener en cuenta que algunas letras son tan pequeñas que a cierta distancia no se pueden leer ni en el aire, aunque se tenga buena agudeza visual. En el tubo sólo hay unas marcas separadas 20cm para saber la profundidad a la que está.
.
El aparato consiste en un tubo marcado con una regla colocada en forma de Te. Hay diferente tamaño de letras en color verde. Vista desde 150 cm de altura.
 
Primeras pruebas a 60 cm de profundidad en agua ligeramente turbia.  
Pequeño estanque abandonado. A 20 cm de profundidad A 40 cm de profundidad A 60 cm de profundidad
Estanque bajo a 20 cm de profundidad A 60 cm de profundidad A 80 cm.
Recipiente de "sopa de guisantes" a 0 cm de profundidad Recipiente de sopa de guisantes a 1 cm de profundidad Recipiente de sopa de guisantes a 2 cm de profundidad
   
Recipiente de sopa de guisantes a 5 cm de profundidad    
A menos de 1m de profundidad hay que leer las letras mas pequeñas, por ejemplo el número de teléfono, y a mas de un metro las letras verdes mas grandes. Así la escala se mediría en centímetros, de forma que si podemos leer las letras verdes a 1,50m de grosor de agua y no a 1,80m, por ejemplo, 1,50 será la transparencia del agua.
En mi caso el grosor máximo de agua que puedo lograr es de unos 4,50m mirando a través de los cristales y colocando la regla citada en el fondo opuesto del estanque.
En el momento del diseño del sistema el grado de transparencia era de 3,20m.
Después para comprobar el adecuado funcionamiento enturbié el agua removiendo con un cepillo todos los excrementos del fondo, la transparencia disminuyó e hice fotos de la regla a 0,5m a 1m y a 1,50m. Fíjate en ellas. Podría haberlas hecho también antes de remover el fondo pero no se me ocurrió.
Estanque grande removido con cepillo a 20 cm de profundidad. Estanque grande removido a 80 cm de profundidad. Estanque grande removido a 100 cm de profundidad.
   
Estanque grande removido a 140 cm de profundidad.    
Lo mejor es hacer varias fotos a diversas profundidades y comprobar con ellas las letras que son legibles y las que no. Para hacer bien esas fotos conviene, además de hacerlas a diversas profundidades usar diversos diafragmas ya que es probable que la medición de la luz de forma automática se realice sobre el fondo oscuro del estanque y la regla salga demasiado clara o no quede bien enfocada.
También permite medir de alguna forma la cantidad de partículas en suspensión contando estas partículas sobre el fondo blanco de la foto. Solo hay que dibujar un marco de 1cm2 en la regla y contar las partículas que hay en la foto. Pero para ello es conveniente hacer la foto con una cámara subacuática o con una caja que tenga un fondo transparente ligeramente introducida en el agua. Así el enfoque es perfecto.