Hola,
imagino que sabéis que ha habido serios problemas de infecciones por KHV (Koi Herpes Virus) en los últimos meses. Este virus es específico de carpas y puede causar mortalidades de más del 90 % de los peces en no mucho más de 2 o 3 semanas. Sin embargo, el virus se mantiene latente a temperaturas bajas, y solo da la cara a temperaturas en torno a 20 grados, por lo que es posible adquirir peces en otoño o invierno que son completamente asintomáticos pero que porten el virus en estado latente. El virus pasaría a multiplicarse en condiciones de temperarura adecuada y especialmente si los peces están expuestos a cualquier tipo de estrés.
Se han visto afectados tanto algunos criadores de diversos países, incluído Japón, como un número indeterminado pero importante de "dealers".
Lo mas preocupante es que incluso criadores y dealers de gran reputación se han visto afectados.
Entre los dealers afectados destaca Mike Snaden (Yume Koi, Reino Unido), que es el principal importador de Momotaro en Europa. Mike desde el primer momento dió un paso al frente afrontando el problema abiertamente ante los aficionados, ha hecho un costosísimo esfuerzo por aclarar las causas y el alcance del problema, y en todo momento ha ido facilitando información puntual de todo lo que estaban haciendo, en colaboración con organismos públicos como CEFAS, DEFRA, y también con investigadores de Estados Unidos.
Los ejemplares confirmados positivos en YumeKoi están siendo sometidos a eutanasia, un verdadero dolor porque son ejemplares excepcionales.

Kois que han dado positivo confirmado en Yume Koi, test ELISA (foto de Mike Snaden). Listos para la eutanasia...



Hasta ahora ha realizado análisis de muestras de sangre extraídas en vivo a más de 650 peces, tanto en sus instalaciones como en estanques de clientes por todo el Reino Unido.
El test empleado es la técnica inmunológica conocida como ELISA (Enzyme-Linked ImmunoSorbent Assay), que permite detectar la presencia y concentración de anticuerpos del Koi Herpes Virus. Si un Koi da positivo, significa que ha estado infectado por el virus.
Las intensas investigaciones de Mike Snaden (cuyos resultados definitivos aún no han sido publicados porque se sigue con los análisis), ya han arrojado resultados nuevos y sorprendentes.
Los cuatro estanques de Yume Koi estaban afectados, los dos de tosais completamente y se han tenido que eutanasiar una importante cantidad de peces excepcionales. Pero en los otros dos estanques que albergaban peces de años anteriores solo tres ejemplares han dado positivo en los análisis, repetidos y confirmados.
Igualmente se han encontrado peces que han dado positivo en las instalaciones de otros dealers que redistribuyen peces comprados a Yume Koi.
Hay un número de aficionados clientes directos de Yume Koi afectados, con algunos peces de su colección dando positivo (NO TODOS). Es muy interesante que no todos los peces están infectados, a pesar de haber estado con peces sero positivos. Parece que mientras que no se manifiesta la enfermedad los peces portadores no liberan virus al agua, y por tanto no infectan a otros peces. No obstante, habrá que esperar a que se repitan y confirmen los resultados, ya que en otros animales infectados por virus el test Elisa no da positivo hasta pasados unos tres meses desde la infección. Esto es porque transcurre un tiempo para que se manifieste una respuesta inmune detectable por el test.

Quizás el hallazgo más sorprendente e inquietante ha sido comprobar que Kois que habían pasado la cuarentena y soportado el regimen de ciclos de temperatura que hasta ahora se aplicaba para disparar el KHV en caso de estar presente, presentan anticuerpos de KHV incluso en altas concentraciones, y aparentemente están perfectos.
Este Showa de 55 cm y aparentemente sano, que estaba puesto a la venta por un dealer, es un ejemplo (fuente: foro Koi Quest, Duncan Griffith, )

Queda la duda de si la cuarentena y los ciclos de temperatura se aplicaron de forma estricta...
El caso más llamativo es de un aficionado en cuyo estanque se encontraron solo 2 kois positivos, en este caso ninguno procedente de Yume Koi. Pues bien, resulta que uno de ellos lo compró en 1999. En esa fecha compró también un doitsu, y en las dos semanas siguientes se murieron todos sus peces: ¡todos menos el que ahora ha sido determinado como KHV sero positivo!
Es sorprendente que desde entonces este aficionado volvió a amplicar su colección y hasta ahora no se ha dado ningún nuevo episodio de KHV, pero el hecho es que en su estanque en principio tenía dos bombas de relojería...

Aún hay que esperar más resultados, ya que además muestras de sangre de todos los peces has sido enviadas a América donde serán analizadas con la técnica PCR (Polymerase Chain Reaction).

De momento hay que ser extremadamente prudentes, ya que se ha demostrado que:
-peces portadores de KHV pueden estar completamente asintómaticos durante un tiempo variable
-contrariamente a lo que se pensaba, exponer a los nuevos peces a ciclos de temperatura durante la cuarentena no dispara necesariamente la enfermedad, que puede no manifestarse por el momento
-tanto criadores como dealers de gran reputación se han visto golpeados por esta terrible enfermedad

Por tanto, si ya tenéis en vuestros estanques Kois interesantes o valiosos o que le tengáis mucho cariño, tened mucha precaución antes de introducir cualquier Koi nuevo, venga de donde venga. Es prácticamente imprescindible tal como están las cosas contar con un tanque de cuarentena de unos 2000 a 5000 litros con un buen sistema de filtración y de aireación, puede ser una piscina desmontable (convenientemente lavada). Por ejemplo, compré 2 de estas el verano pasado por 89 euros cada una: (http://www.gre.es/pags/catalogo.asp?mostrar=general&id_subfamilia=9)
Hay que poner algún Koi sin valor pero completamente sano con los nuevos kois, y mantenerlos  en cuarentena. Idealmente habría que bajar la temperatura hasta 17º C y luego irla subiendo  hasta 22º C a lo largo de aprox. una semana. Luego volverla a bajar y repetir el ciclo. Se supone que a 20 - 22º C si los peces sufren estrés (p. ej. térmico) la enfermedad se debería manifestar en el caso de haber algún pez infestado en el lote. El Koi "testigo" enfermaría en caso de que los otros no lo hicieran suponiendo que fuesen portadores resistentes.

Aún así, con los nuevos datos de que se disponen se sabe que podría ocurrir que hubiese algún portador que podría pasar la cuarentena y los ciclos de temperatura sin que la enfermedad diese la cara.
Cuando pueda colgaré información más detallada.
Diego