Durante una semana se colocó en el estanque un pequeño bidón lleno de beads y ranurado en su parte inferior para permitir la salida del agua. Se puede observar perfectamente como en la zona en que cae el agua los beads están en movimiento y no se ensucian. Por contra en la zona en que no se mueven se acumula la suciedad de forma muy efectiva.